LOS QUINCE DE SAIRAM, LOS QUINCE DE LOS JÓVENES VENEZOLANOS

Muchos no se imaginaban que sus niños de entonces, 15 años después carecieran de memoria y vivencias de regímenes distintos al que hoy impera en Venezuela. En lo particular, no imaginaba que José Luis, Carlos César, Ernesto José, Carlos Ernesto, pasaran por ello. Sobre todo este último que, nacido el mismo año que este régimen, ni siquiera posibilidad alguna de memorizar algo sobre ese pasado mas pasado que este ya desvencijado intento, llamado quinta república, tiene. Qué decir de Ariadna y menos aun del pollito nacidos en “revolución”. Es la suerte, sin duda no muy buena, de millones de niños y adolescentes de esta Venezuela pobremente rica (o ricamente pobre). Es la suerte, mala definitivamente, de aquellos que han encontrado en las dadivas que concede el Estado, por vía de las misiones, una forma de subsistencia frente a la escalada de las carencias, pero también de mutilación de su pensamiento y su actuación libertaria. No son pocos los adolescentes que, sin memoria y sin vivencias de algo distinto a lo que este régimen les ha ofrecido, aborrecen lo que en el ocurre, por cuanto no puede haber reacción distinta frente al caos que impera en Venezuela. El avance de la ciencia y la tecnología y el creciente uso de las redes sociales les han permitido, so pena de las restricciones que sistemáticamente impone el régimen, hacer comparaciones con otras sociedades, hurgar un poco en el pasado reciente, y encontrar que hay formas distintas de gobernar y que, también, hay posibilidades y derecho de vivir mejor. Son muchos, muchísimos hay que afirmar, los que se sienten hastiados de este régimen, murmuran, se quejan, se arrechan con cada apagón, cuando no hay agua para bañarse, cuando el internet está lento, cuando no pueden comer como antes o vestirse como antes, cuando no les alcanza ni para el carrito por puesto, cuando no pueden rumbear como antes, aunque poco hacen para que las cosas cambien más allá del murmuro y muchos desean irse del país para encontrar el sueño anhelado. Otros, como Sairam, junto con miles y miles de jóvenes, han dado todo por construir una nueva Venezuela, por reconstruir a este maltrecho país y levantar banderas de libertad y democracia. Sairam Rivas, estudiante de Trabajo Social de la Universidad Central de Venezuela, Presidenta del Centro de Estudiantes de su Escuela, propuesta como candidata a la Federación de Centros Universitarios, modelo profesional y dirigente de la Unión de Jóvenes Revolucionarios, juventud de Bandera Roja, está hoy 30 de julio del 2014 de cumpleaños; el numero 21, y los recibe en el encierro que, desde el 8 de mayo, la dictadura le impuso en el SEBIN. Ya son casi 3 meses de encierro por pensar diferente, por derrotar al chavismo en la universidad y por luchar, constitucionalmente, por un cambio político en el país. Pero lo más terrible es que, también, son 15 años de secuestro el que padece, junto con Manuel, Cristian, Abril, mis hijos, los tuyos, y todos los jóvenes encarcelados por la dictadura en está gran mazmorra llamada Venezuela y en la que, el ejemplo de Sairam, su firmeza y espíritu de lucha, ha de servir de inspiración para que la juventud venezolana se levante en un gran movimiento ciudadano que permita salvar la patria del caos, reconstruir a Venezuela y establecer un gobierno de unidad nacional. Feliz cumpleaños camarada!

Comments

Popular posts from this blog

PARTICIPACIÓN POPULAR Y CAMBIO POLÍTICO

LA PASIVIDAD NO CALMARÁ TU HAMBRE

LA DELGADEZ COMO BALANCE