Posts

Showing posts from 2016

LA DELGADEZ COMO BALANCE

Es común que la delgadez haya tomado cuerpo (o expropiado cuerpo), en la humanidad de la mayoría de los venezolanos. Niños, adolescentes, adultos y ancianos famélicos se exhiben por doquier como evidencia de la democratización del hambre, esa que no llega a la rechoncha humanidad de quienes, independientemente de su posición política, mayoritariamente afecta al régimen, disfrutan de las ventajas del poder. Pero, la delgadez, esa que me mata verla apropiada de la humanidad de mis hijos, de mi familia y de todo el pueblo, y de la que no he podido escapar, pareciera haberse extendido a otras esferas de la vida social. Así, los sueldos y salarios de los trabajadores venezolanos, esos a los que economistas y opinadores del régimen y también de la oposición le atribuyen, manipulación de por medio, cualidades inflacionarias, son de los más delgados del mundo, en tanto a duras penas llega, el salario mínimo, a unos 10 dólares al mes, mientras que las ganancias del sector financiero…

¿Por qué defender un derecho?

El debate en torno al dialogo se ha encendido en Venezuela. Muchos han mediado en él. Algunas opiniones han sido compartidas y presentadas como orientadoras en diversos espacios, la de Luis Vicente León llamada: ¿Por qué negociar un derecho? Publicada el 18 de septiembre de este año, no ha sido la excepción. Inspirada en ella comparto con ustedes estas ideas. De entrada hay que precisar que, en ningún escenario, la negociación es un hecho condenable por sí misma; en la política por supuesto que tampoco lo es, pero si es el escenario en el cual hay que actuar con mayor cuidado y transparencia, especialmente cuando se trata de sentarse con actores cuyo respeto por la democracia, por el estado de derecho, es un asunto ajeno para ellos. Ciertamente en política no hay nada en mano, pero en la vida en sociedad hay disposiciones constitucionales que transcienden la voluntad de los actores políticos y suponen su realización, en democracia, sin presión, dilación ni atropellos. De esta manera,…

SUSPENDIDAS LAS COLABORACIONES

Desde hace algunos días, dada la naturaleza del trabajo que hago, quería escribir algo sobre este tema. Confieso que debo dar gracias a los dueños y al personal de recepción o información del principal hiper mercado de Coro, pues su descortesía y el maltrato frente a una propuesta, se convirtió en el estimulo definitivo para hacerlo de una vez. Es normal que en muchos establecimientos comerciales y empresas se exhiba con orgullo y autoridad un cartel que dice: SUSPENDIDAS LAS COLABORACIONES. En muchos es tan añejo, que se pierde en la memoria el momento en el que no estuvieron suspendidas. Y es que, definitivamente, buena parte de los comerciantes y empresarios, cuidado si no la mayoría, ignora que conceder colaboraciones, donaciones o liberalidades puede convertirse en una acción provechosa para su firma, tanto desde el punto de vista financiero, que es el que priva entre quienes exhiben tal desatino, como organizacional y social. Vale la pena decir, antes de entr…

AQUÍ NO PASA NADA

No son pocos los que frente al drama que vive la inmensa mayoría de los venezolanos, frente a la tragedia de vivir en estos tiempos de hambre, miseria y represión, en tiempos de la mayor estafa que haya podido sucederle a pueblo sediento de cambio alguno, frente a las crecientes manifestaciones de protestas que a diario se escenifican en cualquier rincón de Venezuela, afirman que; “… aquí no pasa nada…”. No dudo que, quienes sostienen eso, sientan angustia y desasosiego por lo que pasa, pero tampoco dudo que entre ellos anida buena parte de los primeros que pierden las esperanzas de una salida a la crisis, también de los que quisieran abandonar el barco llamado Venezuela. La última razón para la desesperanza es el resultado del reciente debate en la OEA; exclaman con resignación que ¡ahora si estamos desamparados!, esperaban que la activación de la Carta Democrática significará la salida, ipso facto, de Maduro de la presidencia, cómo esperan, algunos, desde hace tiempo…

LA PASIVIDAD NO CALMARÁ TU HAMBRE

En los últimos años, especialmente al inicio de cada uno de ellos, dentro de la lista de buenos propósitos y metas estaba el de hacer ejercicios, rebajar de peso y recuperar la forma física. Debo decir que este año si he avanzado en eso; sin hacer ejercicios, he rebajado de peso significativamente. Después de todo, alguna cosa “buena” debería dejarme la estafa de revolución que saquea a Venezuela. Y es que, levantarse sin saber qué comer, no por la variedad para escoger sino por la escasez y la carestía, encontrar para comprar, caminar hasta el mercado municipal, no importa lo lejos que quede, pues el carro está sin cauchos y la posibilidad de comprarlos en lo inmediato es remota, pisar con cuidado para que los zapatos no sufran mucho, pues comprar otros es un suplicio, llegar y sacar cuentas para saber que no todo lo que pensaba comprar es posible hacerlo, de vuelta a casa, sudado y en medio del apagón bolivariano, preparar unas “suculentas” arepas, de masa de maíz pelado…

PARTICIPACIÓN POPULAR Y CAMBIO POLÍTICO

Cada día son más las personas que, de diversas maneras y por diversos medios, manifiestan su descontento con lo que ocurre en Venezuela. Y es que no hay forma posible de ello no sea así, pues ni el más optimista de los ilusos que creyeron que había llegado una revolución, salvo que forme parte del puñado de bribones que se enriquecen con el hambre del pueblo, se imagino la magnitud del desastre que hoy día vivimos. El ritmo de la inflación y del crecimiento de los precios de los alimentos y de todos los bienes y servicios, sin excepción, está conduciendo al desespero a millones de venezolanos que no encuentran como alimentar a sus familias. El saqueo por hambre es una manifestación cada vez más frecuente que, por ahora, se han producido de manera aislada en diversos puntos de la geografía nacional, como el de la Alcaldía de Timotes y el PDVAL de la misma población, que revelan la rabia ya difícilmente contenida que anida en el pueblo y la podredumbre de la dirigencia que ha usufr…

CARTA A UN CONTRIBUYENTE

Los días que transcurren, hasta horas antes de culminar el 31 de marzo, son de angustia para buena parte de los venezolanos, especialmente para todos aquellos que reciben un salario o tienen ingresos regulares. Muchos se preguntan sí deben pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISLR) o no, no pocos de éstos se lamentan por tener que hacerlo, pues además de la menguada capacidad de pago del venezolano, la certeza de que el destino de los mismo no será el más adecuado, llena de impotencia a quienes definitivamente deben “contribuir”. De entrada, es preciso señalar que toda persona natural con ingresos superiores a las 1000 Unidades Tributarias (UT) está obligada a declarar el ISLR, es decir todos los que hayan tenido ingresos superiores a Bs. 150 mil en el 2015, toda vez que la UT para ese periodo tiene un valor de Bs 150. No hay duda que este año son más los venezolanos que deben declarar el ISLR y, eventualmente, “dar su contribución” al fisco nacional, por cuanto al tener…

DIEZ IDEAS QUE DEBES CONSIDERAR PARA SOBREVIVIR AL 2016

No hay economista serio, ni analista político de la misma condición o consultor, que dé buenos augurios acerca de este naciente 2016. Muchos señalan que extrañaremos al fenecido 2015 por la magnitud de las complejidades que, en materia económica y política, se vaticinan para estos doce meses, fundados, la mayoría de ellos, en cuestiones objetivas que me permito recordar y aderezar con algunas adiciones. Es bien sabida la dependencia que tenemos del petróleo por lo que, frente a una baja sostenida en los precios del barril del mismo, los ingresos de divisas se vendrán al piso y, sin necesidad de ser experto, las inversiones sociales serán las más afectadas, así como la posibilidad de que el petróleo sirva para apalancar nuevos desarrollos, aunque esto no forma parte de la agenda ni del propósito gubernamental. Se suma a ello la confrontación política que, como expresión de la disputa por el poder y las demandas sociales, se desarrollarán este año, lo que hará que el panorama …