ESTANCADOS EN PRIMARIA

Ciertamente hay muchas personas que, por diversas razones, se quedaron estancados en ese nivel de la educación al que se le ha llamado de diversas maneras según el antojo de las autoridades educativas, pero ya con 17 años de estudio, la oposición venezolana debería estar culminando la universidad, aun con paros de por medio, e iniciando estudios de postgrado para hacer más efectiva la lucha contra del régimen. Sin embargo, parece que aun estamos estancados en primaria, por cuanto ni siquiera estudiando en las misiones se podría actuar con tal grado de desatino, ¿o es que acaso algunos estudian en las misiones? A esta altura de la vida, las primarias, en honor a la verdad, han debido ser innecesarias, por cuanto la madurez política que, también, ha debido forjarse pudo haber producido un gran acuerdo nacional para presentar una fórmula de consenso que, como expresión clara de la democracia que se dice enarbolar, ofreciera una visión del país que la gran mayoría de los venezolanos esperan; unido y respetuoso de las diferencias políticas y en franco avance hacia el progreso. Pero, como quiera que el interés nacional parece ser una materia pendiente para muchos actores políticos de oposición, más allá de la retorica, la convocatoria a primarias para dirimir las diferencias propias de la diversidad política que caracteriza a las fuerzas opositoras (y también el interés por sostener cuotas de poder), cobró fuerza y se hizo necesaria. Ya acordada su realización, supuse que, en consonancia con los prolongados años de estudio frente al régimen, ellas se convertirían en herramienta para unificar a las fuerzas que adversan al régimen, más allá de la MUD, desde quienes resisten con lucha permanente en la calle, hasta quienes sólo murmuran y suelen desesperanzarse, pasando por quienes creen exclusivamente en elecciones y quienes, por otra parte, anhelan un golpe de suerte, combinando diversas formas de lucha en una coyuntura en la que el cambio de régimen político es más que una necesidad una urgencia. Caí por inocente, otra vez, pues lo que hay es la búsqueda incesante por acumular cuotas de poder que, frente a la caída del régimen, les permitan disponer de las bondades que este concede para beneficiar a sus seguidores, aunque se lea chocante. Basta ver que ni siquiera de un carguito de asistente o asesor de algún legislador, o chofer, se han podido desprender los opositores favorecidos con el voto popular para otorgárselo a alguien ajeno a su partido de militancia, menos aun ha sido posible que cosas realmente transcendentes, como un programa de unidad o reconstrucción nacional, como un plan de luchas, pueda acordarse, por lo que aun cuando quienes resulten ganadores puedan tener opción de ser electos como parlamentarios, ello en modo alguno significará un cambio en el poder. Los triunfadores de este evento interno de la MUD, no de la oposición venezolana en su conjunto, seguramente serán las maquinarias financieras que, al mejor estilo del PSUV, aplastaran a quienes, seducidos por el desespero del pueblo frente al desmadre producido por la dictadura y creyentes de la unidad, ofrecen sus nombres en esta contienda desde expresiones políticas minoritarias o desde partidos de cuadros. Cuando la lucha por alcanzar cuotas de poder es lo que prevalece, no solo se producen acuerdos o reglamentos que buscan privilegiar a las maquinarias o cúpulas y no estimular la verdadera unidad opositora, como ocurrió otra vez en esta ocasión, sino que se revelan las carencias o debilidades ideológicas que pueden servir para que la dictadura seduzca con sus encantos a muchos. El cálculo electoral sigue siendo más importante que el enfrentamiento a un régimen que, aunque golpeado en todos los flancos, no está derrotado y avanza de manera firme hacia mayores niveles de represión y autoritarismo. A pesar de lo descrito, no todo está perdido, y en el pueblo anida una enorme disposición al cambio, al cambio democrático inmediato, por lo que la unidad con quienes participan o no en las primarias, con quienes están o no en la MUD, con quienes luchan a diario en la calle, especialmente, sigue siendo necesaria y urgente para reconstruir al país. Salgamos ya de primaria.

Comments

Popular posts from this blog

PODER DE BASE, NUEVO GOBIERNO Y UNIDAD NACIONAL

EL DÍA DESPUÉS

TESTAMENTO DEL DICTADOR