EN TIERRAS DEL TÍO SAM

El Tío Sam (Uncle Sam), es el personaje que personifica a los Estados Unidos y, específicamente, al gobierno estadounidense. Aunque algunos hacen uso del personaje para referirse despectivamente a sus autoridades, en realidad el nombre goza del reconocimiento oficial del parlamento estadounidense desde la década del 60.
Bien, recorrer parte de la geografía estadounidense constituye una experiencia importantísima en la vida y, fortuna…, no, gracias a mi trabajo (social y productivo), tuve la oportunidad de conocer y compartir experiencias valiosas, en el marco de un programa internacional de líderes visitantes que tuvo como eje temático a la sociedad civil y a las instituciones democráticas, algunas de las cuales comentó en esta nota.
En Washington, D. C., sitio de encuentro inicial con un grupo de amigos estadounidenses y latinoamericanos, sorprende, para quienes habitamos en estas tierras, desde el mínimo grado de comportamiento ciudadano, representado en el trato preferencial que tienen los peatones a quienes los conductores ceden el paso sin atisbo alguno de molestia, hasta el grado de organización ciudadana para la participación en los asuntos públicos. Valga recordar, a propósito de esto último, que tuve la oportunidad de presenciar una asamblea de ciudadanos, a la que asistió el concejal de la zona, quien rindió cuentas acerca de las gestiones hechas para beneficio de la colectividad y escuchó atentamente las quejas y reclamos ciudadanos, destacando entre ellos la necesidad de mejorar la seguridad ciudadana pues acababa de ocurrir un hecho delictivo que costó la vida a una persona, ¡el primero en los últimos seis meses!, y, por otra parte, algunos vecinos se quejaban de que algunos fieles que iban en sus vehículos a una iglesia, obstaculizaban el acceso a los garajes de las viviendas…
La solemnidad de los monumentos patrios e históricos de los Estados Unidos, conjugaban con el alto grado de orden y limpieza que se vive en esa ciudad, así como con la existencia de una clara separación de poderes que permite que, cada cual, ejerza pesos y contrapesos que, más allá del juicio de valor acerca de la naturaleza del sistema de gobierno, facilitan una autonomía que es garante del cumplimiento de las normas.
En Vermont, estado fronterizo con Canadá, nos recibió el gobernador, ¡sin escoltas!, sólo para darnos la bienvenida a su estado en el que la autoridad de la ciudad capital (Burlington), es un Alcalde socialista (con el que también compartimos) y, trabajan de la mano a favor de la ciudad. En el pueblo de Colchester hay un administrador municipal, que es la principal autoridad, contratado por los ciudadanos en base a su perfil profesional, en Brandon que hospitalidad tiene la gente con la que hicimos espantapájaros celebrando la cosecha. La legislatura ciudadana, por su parte, es un mecanismo de participación interesante que se da en Montpelier, en el que los parlamentarios no reciben remuneración alguna por ejercer tales funciones y, paradójicamente (por lo que ocurre en Venezuela), sí legislan. Los programas de intercambio estudiantil que ofrece la Universidad de Vermont con universidades latinoamericanas, así como la vida bohemia del paseo peatonal en Burlington, el paseo por el lago que bordea a la ciudad, así como su gélido clima, invitan a volver a estas tierras.
En Nuevo México, estado fronterizo con México, la aridez de sus tierras contrasta con lo agradable de su clima. Y en Santa Fé, su capital, así como en todo el estado, hay diversidad de posibilidades para que puedan desarrollarse acciones de cooperación entre organismos e instituciones latinoamericanas y organizaciones estadounidenses que favorezcan la calidad de vida en nuestro continente. Así como, por ejemplo, los indígenas del pueblo de Pojoaque tienen tales niveles de ingreso que cada habitante tiene su futuro asegurado, gracias a las inversiones que estos han realizado y a la política del estado para privilegiar los territorios indígenas. Pero, además de ello, año a año se realiza la Feria Internacional Artesanal de Nuevo México, en la que pueden participar, con gastos subsidiados por los organizadores, artesanos provenientes de diversas partes del mundo. La Liga Municipal de Nuevo México, reúne a todos los ex alcaldes, ex concejales y demás autoridades municipales, para asesorar y asistir a los municipios en el desarrollo de sus programas y proyectos, garantizando con ello una alta calidad en el ejercicio de la función pública. En Albuquerque, una organización no gubernamental, formada por ex funcionarios policiales, se encarga de hacer seguimiento a la actuación de los organismos policiales de la ciudad, de hacer contraloría social, y sus acciones reciben respuesta oportuna de las autoridades policiales y gubernamentales.
Finalmente en New Orleans, ciudad más grande del estado de Luisiana, además de disfrutar de la vida nocturna de la Calle Bourbon, ejercimos la solidaridad humana en la reconstrucción de las casas de las familias afectadas por el huracán Katrina, compartimos con el grupo cultural afro americano Ashe y, también, con los niños y jóvenes en proceso de rehabilitación del Café Concilio.
Una hermandad extra latinoamericana ha surgido entre quienes compartimos está experiencia; Marcelo, Eduardo, Carlos, Francisco, Pedro, Ignacio, Yovani, Debby, Melanio, Emigdio, María Eugenia, Elmer, Shiram, Carmen, Ramón, Humberto, José Luís, Javier, Alethea, Joshua y Jenny. En las tierras del Tío Sam hay cosas que, más allá de las acciones de gobierno, en las nuestras pueden servir de referencia.

Comments

Popular posts from this blog

TESTAMENTO DEL DICTADOR

ELECCIONES ACORDADAS O CAMBIO POLÍTICO DEFINITIVO, LE TOCA AL PUEBLO DECIDIR

Y TÚ: ¿POR QUÉ LUCHAS?