HABEMUS UNIDAD

Los últimos días han sido bastantes agitados en predios de la oposición venezolana, y la falconiana no es la excepción. Además de tener que dar respuesta a la debacle del régimen, en medio de avance de las medidas represivas frente al descontento popular; única alternativa con la que cuenta el social fascismo para contener a un pueblo que ya está dejando de creer en cuentos de camino, que ya tiene claridad acerca de que la responsabilidad de lo que pasa hoy día en Venezuela, once años después ya no es precisamente del niño al que llaman fenómeno, también ha tenido que lidiar con el tema de las candidaturas.
Este ha servido para calibrar la voluntad democrática de los factores de oposición, su espíritu de sacrificio y ponderación, así como la disposición para allanar el camino del entendimiento y, por supuesto, de la unidad. Reuniones en la mesa, reuniones bilaterales, grupales, llamadas, presentación de escenarios, surgimiento de candidaturas diversas que, afortunadamente, pareciera haberse enrumbado por el camino del humo blanco.
Cuando esto escribo, la Mesa Unitaria Democrática nacional anuncia los resultados de los acuerdos a los que se ha llegado en todo el país, revelando que sólo una pequeña porción de los candidatos a elegir se hará por el método de las primarias. En el caso de Falcón hay acuerdo unitario, no habrá primarias, parando en seco la ola de comentarios, rumores y la diatriba que, sobre las diversas candidaturas, se había dejado colar en opinión pública, así como apartando el debate sobre el método de escogencia.
La madurez con la que ha sido abordado este tema, particularmente en la Mesa nacional, pone de manifiesto la voluntad de los factores democráticos que hacen política desde la oposición venezolana, de concurrir con candidaturas únicas en cada una de las circunscripciones electorales de Venezuela, de cara a lo que significa el rescate de la Asamblea Nacional, el 26 de septiembre, para que ejerza su rol de legislar y controlar con autonomía, abriendo paso para la restitución del ejercicio democrático en el país.
En Falcón, en correspondencia con estas decisiones, toca apostar a ganar, lo cual pasa por dejar de lado intereses subalternos, mezquindades y cualquier rezago de sectarismo, a los fines de conformar un line up de candidatos, empleando términos beisbolísticos que, conjuguen liderazgo, credibilidad, capacidad, firmeza y consecuencia en la defensa de los intereses democráticos y populares, frente a ello no ha de haber duda alguna que Goyo Graterol constituye la principal referencia de la oposición falconiana y, en consecuencia, ha de liderar a la misma. Es tiempo de privilegiar los intereses de la patria por encima del interés partidista o grupal.
Junto con lo anterior, insisto, es fundamental construir un programa alternativo y una agenda legislativa que entusiasme a los electores falconianos, que le dé direccionalidad a la lucha política, canalizando el descontento, reivindicando el ejercicio de una verdadera democracia popular, así como la necesidad de ejercer la función pública de forma honesta, transparente, para avanzar en la dirección del establecimiento de una nueva democracia.
Esta nueva democracia ha de ser capaz de ponerle freno a la odiosa división que, esteban y su camarilla, ha instituido en el país. Abriendo espacios para la inclusión de todos los venezolanos, entendiendo que en la acera del frene hay un conjunto de hombres y mujeres valiosos que, aun cuando no han podido encontrar respuestas a las múltiples necesidades que tienen desde hace muchos años, aún cuando sus derechos siguen siendo conculcadas de forma sistemática y sin derecho a pataleo, conservan leves esperanzas de que la ilusión de república que les vendieron se haga realidad.
Para estos últimos vaya un llamado a la reflexión, a reconocer que el fracaso del régimen ha sido estrepitoso. Que no hay área alguna en la que pueda encontrarse avances, siendo ineludible la responsabilidad del jefe del régimen en el desastre que tenemos hoy día. Quienes creen con honestidad en el socialismo, en la igualdad, en una democracia de verdad verdad, bienvenidos a las fuerzas democráticas, a la lucha por una Venezuela realmente para todos.
El reto para la oposición, una vez allanado el camino del acuerdo en Falcón, es convertirse en una alternativa para quienes, desde este lado y desde el otro, anhelan un cambio, anhelan una Venezuela unida y que, una vez ratificado el habemus unidad, avanzará indetenible hasta la conquista de la Asamblea Nacional.

Comments

Popular posts from this blog

TESTAMENTO DEL DICTADOR

ELECCIONES ACORDADAS O CAMBIO POLÍTICO DEFINITIVO, LE TOCA AL PUEBLO DECIDIR

Y TÚ: ¿POR QUÉ LUCHAS?