Friday, July 24, 2009

LAS MEDIDAS ANTICRISIS

Desde hace algunos días venía rondando en mí la idea de retomar la opinión escrita y pública sobre los aconteceres de la cotidianidad de la vida venezolana y falconiana, en particular. Material hay suficiente acerca del cual “hablar”. Tan sólo el despertar de cada día nos recibe con nuevos hechos que requieren la más seria reflexión y tratamiento, aun cuando a muchos poco les importan, entre esos los que no leen artículos como este., así que no se enteraran de esto que acabo de escribir.
Aunque ya hace unos cuantos días se anunciaron las medidas anticrisis, aún sigue siendo pertinente referirse a ellas, dado los efectos que las mismas han tenido y que, en el caso falconiano, están en pleno desarrollo con su carga de nuevos desempleados al por mayor. El tratamiento de ellas, es bueno aclarar, no se hará desde la perspectiva del análisis de las mismas, sino más bien bajo la premisa de la presentación de medidas alternativas que, seguramente habría sido bien recibidas por los venezolanos, en tanto se corresponden con las políticas que un gobierno comprometido con el cambio social y con una nueva moral, ha debido tomar:
1. La suspensión inmediata de las donaciones y/o aportes a otros países, incluyendo la petición de envío inmediato a suelo patrio de los bienes nacionales (aviones al servicio del Presidente de Bolivia, por ejemplo), en el entendido de que ello afecta el patrimonio nacional, convirtiéndose en una afrenta en un momento en el que la situación de crisis que vive el mundo, obliga a los gobiernos a tomar medidas urgentes que permitan resguardar la calidad de vida de sus nacionales.
2. La prohibición expresa del uso del presupuesto y los bienes públicos para actividades partidistas y personales, dado que ello genera gastos que afectan la disponibilidad financiera y logística de las instituciones públicas para que éstas, como es lógico, cumplan de forma eficiente con la misión que les corresponde. De esta forma los vehículos, oficinas, equipos y demás bienes públicos que estén siendo utilizados para actividades partidistas deben ser puestos a disposición de las autoridades gubernamentales de inmediato, prohibiéndose en lo sucesivo, su uso para fines proselitistas, incluyendo en ello el uso de los mismos fuera del horario de trabajo, salvo que se justifique, desde el punto de vista laboral, el mismo.
3. La reducción al mínimo de las cadenas presidenciales, en el entendido de que el uso exagerado de las mismas generan costos innecesarios, especialmente en una coyuntura en la que la prioridad ha de ser la preservación y mejoramiento de la calidad de vida de los venezolanos. En consecuencia, Aló Presidente será el espacio natural mediante el cual se comunicaran las políticas públicas y las decisiones estratégicas que tome el ejecutivo nacional. Las cadenas presidenciales serán utilizadas sólo por la vía de excepción.
4. La minimización de las giras presidenciales, así como de las comisiones venezolanas de cualquier órgano del poder público nacional, estadal y municipal, hacia otros países, salvo que las mismas sean extremadamente justificadas, en términos de los beneficios que generen al país, lo que deberá ser evaluado para evitar la suscripción de acuerdos y/o convenios internacionales que, como ha ocurrido, se queden sólo en documentos. En estos casos, el tamaño de la comitiva ha de ser el estrictamente necesario.
5. La revisión y eliminación de las nóminas fantasmas, dado que ellas constituyen un ilícito que atenta contra el patrimonio público, coadyuvando a la existencia de una administración pública en la que prevalecen estados de complicidad, que lesionan la moral y la eficiencia en el cumplimiento de la función que le compete y, en la práctica, desangra el presupuesto público.
6. La postergación de la creación de organizaciones en la administración pública, cuya función pueda desarrollarse por otras instancias (televisoras y estaciones de radio públicas, así como fundaciones, por ejemplo), dado que su creación no se justifica en una coyuntura signada por la restricción presupuestaria que el momento impone.
7. La recuperación de los créditos otorgados a las cooperativas y demás organizaciones socio productivas, incluyendo mipymes, o bien la recuperación de los activos que hayan sido adquiridos con fondos públicos, especialmente de aquellas que no estén en funcionamiento o de aquellas que no estén desarrollando actividades vinculadas con la naturaleza del beneficio recibido. Estos recursos se pondrán a disposición de los venezolanos que estén dispuestos a desarrollar iniciativas emprendedoras.
8. El desarrollo inmediato de programas de reinserción laboral para empleados cesantes de la administración pública, con la participación de las universidades, empresas y profesionales especializados, en el que se desarrollen actitudes emprendedoras, se oriente la planeación de los negocios, se creen condiciones para el acceso al crédito y se acompañe a los emprendedores en la puesta en marcha de sus unidades socio productivas.
9. El estímulo a la inversión privada, nacional e internacional, mediante el establecimiento de medidas tributarias especiales y temporales en la etapa de instalación e inicio de operaciones de las mismas, ó bien hasta el primer año de operaciones de éstas. Eso ayudará a la generación de fuentes de empleo estables y productivas, que contribuyan al fortalecimiento de la economía venezolana.
10. El estímulo al ejercicio autónomo de la contraloría pública y social en todos los niveles, como herramienta clave para el combate a la corrupción que tanto afecta el patrimonio público, en cuyo caso han de establecerse las medidas necesarias para elección del nuevo Contralor Nacional de la República y sus similares en los estados y municipios, mediante el concurso amplio de todos los ciudadanos, como parte de un plan que ha de permitir garantizar la autonomía en la acción de los poderes judicial, moral y electoral, para asegurar la sostenibilidad de esta medida.
Sabe usted cuántos millones de bolívares podrían ahorrarse con estas 10 medidas alternativas, evitando que sean los trabajadores y familias más necesitadas las que paguen los platos rotos de una deficiente administración pública…, calcule pues.

No comments: