TERRORISMO MEDIÁTICO

Venezuela no puede seguir viviendo bajo el inclemente y sistemático ataque mediático, especialmente de ese canal que se ha dedicado a proferir ofensas y una sarta de mentiras para generar odio entre los venezolanos. Definitivamente es necesario que se tomen medidas urgentes, apegadas al derecho, que se imponga la justicia…, hay centenares de razones para que los venezolanos; para que el pueblo manifieste una y otra vez en contra de ese tipo de programación…
Además de la movilización de los venezolanos, en diversas manifestaciones de protestas cívicas, es necesario activar todas las iniciativas de los diversos sectores de la sociedad; abogados, comunicadores, amas de casa, estudiantes, de manera tal que se introduzcan demandas ante los tribunales competentes para que se aligeren las medidas que permitan restituir el buen uso de esa señal, para fines estrictamente patrios.
Es innegable la parcialidad con la que, desde ese canal, se abordan los temas del país, nada bueno se reconoce en quienes no comparten su línea editorial, desde la cual envenenan al pueblo y en lugar de informar enferman…, decenas de compatriotas han enfermado por creer en la campaña terrorista que se ha adelantado desde los programas que se transmiten por este canal, basta ya; ¿no creen ustedes que es suficiente?, ¿que ya hemos tenido demasiada paciencia?, ah! ¿No creen?
Por eso, en lo sucesivo, hay que asegurarse que la línea editorial de las televisoras se ajuste a lo que es una programación socialmente responsable, que contribuya con el engrandecimiento de los valores patrios, que ayude en el proceso de empoderamiento ciudadano, a los fines de que éstos se apropien de sus deberes y derechos y, para que, fundamentalmente, puedan ejercerlos de forma consciente, libres de toda manipulación mediática, que abusa del espectro radioeléctrico nacional, en nombre de la libertad de expresión que más bien han convertido en libertinaje.
Convoco a los venezolanos, a cerrar filas en defensa de la patria, de la unidad nacional, de la soberanía, de la verdad, hoy vilmente mancillada por las campañas mediáticas de canales como ese, de programas como ese, de conductores como ese, por eso me niego a seguir viéndolo, al menos mientras tenga esa programación tan gris para la historia venezolana, me niego a seguir viendo Venezolana de Televisión… ¡EL CANAL DE TODOS LOS VENEZOLANOS!...
Lo que es bueno pal’ pavo es bueno pa’ la pava, reza un conocido refrán popular y eso es válido tanto para el canal al que creyeron me refería así como para este; o…, ¿acaso éste no es expresión fiel de todos los calificativos que se le endilgan al otro…?, sólo el más ramplón cinismo es capaz de negarlo, ese que es capaz de ver la corrupción en el gobernante ajeno, en el que no es del proceso, mientras que en aquellos “compatriotas” que, de la noche a la mañana han amasado una fortuna, no hay corrupción alguna, especialmente si ella le sirve al proceso…, ese mismo caradurismo con el que se usa y abusa de los bienes públicos, en hechos que otrora se denunciaba cuando no se era gobierno.
Si hace falta establecer medidas conducentes a regular la programación de los canales privados, también es necesario hacerlo para que los canales del Estado (bueno Estado, gobierno; lo mismo), también ajusten su programación a los altos intereses de la patria, no del partido de gobierno. El partido de gobierno bien podría solicitar una concesión para montar una televisora privada, en la que se dediquen, como lo están haciendo con la televisión de TODOS los venezolanos a convertirla, sin lugar a dudas, en instrumento del partido de gobierno, y avanzar en el plan de construir una hegemonía mediática que, mientras sea del proceso, ya no importara que se llame mediática pues habrá sido ungida con el manto de la bendición mesiánica que la convertirá en buena.
El cuento del terrorismo mediático hay que contarlo de verdad verdad, no desde tu verdad o de la mía, seamos serios con este tema…, a pesar de todo.

Comments

Popular posts from this blog

TESTAMENTO DEL DICTADOR

ELECCIONES ACORDADAS O CAMBIO POLÍTICO DEFINITIVO, LE TOCA AL PUEBLO DECIDIR

Y TÚ: ¿POR QUÉ LUCHAS?