LAS TAREAS DE LA UNIDAD

Si sobre algo hay consenso en la sociedad democrática venezolana, es alrededor del tema de la unidad política que ha de existir entre los factores que adversan al régimen, para crear condiciones que hagan posible el triunfo en los diversos espacios de lucha que se avecinan, especialmente en el electoral.
En el presente año, la Mesa de la Unidad ha sido la principal plataforma alrededor de la cual los partidos políticos, en principio, han venido trabajando con miras a avanzar en el proceso unitario. En el acto de su instalación, tal como puede leerse en el documento de lanzamiento de esta iniciativa, los partidos políticos y organizaciones sociales proponentes señalan que: “…nos comprometemos a trabajar unidos, e invitamos a que participen con nosotros en esta tarea, a todas las organizaciones políticas democráticas, a todas las organizaciones no gubernamentales y gremiales, al movimiento estudiantil, y a las personalidades independientes que aspiran a una sociedad abierta a todos los venezolanos, sin discriminaciones odiosas ni exclusiones injustas. Les extendemos la mano abierta de nuestra solidaridad activa. Con lealtad venezolana, sin pretender monopolizar, copar espacios ni instrumentalizar causas, les decimos que su lucha es nuestra lucha. Una lucha cuyo norte es una Venezuela para la paz, la vida, la libertad y el progreso, que cuenta con todos y respeta a todos, pero que presta atención preferente a los que más lo necesitan”.
Esta amplia cita es importante retomarla en el momento actual, para reivindicar la transcendencia del esfuerzo anunciado y, en consecuencia, la importancia que ello reviste para cada uno de los actores políticos que forman parte de ella, en términos de la disposición amplia a la búsqueda de la unidad, a la inclusión en ella de diversos actores políticos, más allá de los partidos, así como a la búsqueda de formas organizativas que eviten el monopolio de los espacios unitarios.
Si bien, en el caso del estado Falcón, la Mesa Unitaria tiene un régimen de funcionamiento estable y regular, aun falta mucho por hacer para que esta se convierta en la alternativa unitaria que esperan los falconianos y, sobre todo, la alternativa unitaria que es posible construir, de allí que, junto con el surgimiento de posiciones y controversias relacionadas con el método para la escogencia de los candidatos unitarios, con la presentación o no de una tarjeta única, así como con los reagrupamientos de actores políticos (que forman parte de ella) vienen haciendo, lo fundamental sigue siendo:
1. La elaboración de un Programa Popular Alternativo en el que se presente la propuesta de estado a los falconianos, que sirva de carta de presentación de la Mesa Unitaria Democrática y, consecuencialmente, de todos los actores políticos que se vinculan con ella. En el mismo ha de definirse las estrategias y acciones dirigidas a la atención de los aspectos propios del empleo, agricultura, turismo, salud, educación, participación ciudadana, seguridad, servicios, entre otros aspectos fundamentales y sobre los cuales se tiene gobernabilidad desde los estados.
2. La elaboración de un Plan de Luchas que permita cohesionar el accionar de las fuerzas políticas integrantes de la Mesa, dándole direccionalidad a las luchas que se desarrollan y facilitando la integración de diversas expresiones organizadas de la vida falconiana, quienes ejercen acciones de protesta en demanda de mejoras salariales, de empleo, de energía eléctrica, de seguridad, de vialidad, entre otras razones, lo que facilitaría la vinculación del liderazgo político con el liderazgo comunitario, dinamizando el accionar de la Mesa y evitando la burocratización de la misma.
3. La presentación de candidaturas únicas en cada una de las circunscripciones electorales en disputa, así como en las listas para los cuerpos deliberantes, en cuyo caso es fundamental despojarse de toda pretensión hegemonicista, considerando con la mayor amplitud posible la importancia de allanar el camino del consenso, en primera instancia, bajo los principios citados al inicio de este espacio, con el concurso de todos los actores políticos, incluso de los que hasta el momento no forman parte de esta instancia unitaria.
Adicionalmente a lo señalado, la definitiva estructuración y puesta en funcionamiento de cada una de las comisiones de trabajo, así como de las mesas unitarias en cada uno de los municipios y parroquias, en lo cual se ha avanzado, es una tarea fundamental que no admite mayores retrasos, de cara a la edificación de una patria democrática y popular.

Comments

Popular posts from this blog

PARTICIPACIÓN POPULAR Y CAMBIO POLÍTICO

LA PASIVIDAD NO CALMARÁ TU HAMBRE

LA DELGADEZ COMO BALANCE